José María Arguedas

José María Arguedas

Nació en Andahuaylas en 1911. Cuando era muy joven, todavía era huérfano de su madre. Al inicio de su pubertad, lo llevaron a la costa para continuar sus estudios como interno en un colegio de Ica. Luego de terminar el bachillerato, estudió literatura en la Universidad Nacional de San Marcos.

Arguedas es considerado uno de los escritores peruanos más destacados, tiene una carrera en la literatura, desempeñándose como funcionario público y docente. Trabajó para el Museo Nacional durante varios años y se convirtió en el curador de la Casa de la Cultura. Su profesión de profesor le permitió impartir clases en la Universidad de San Marcos y en la Universidad de La Agraria.

Se dice que Arguedas fue criado por un sirviente indígena de la familia de su padre, de hecho, desde su nacimiento, ha estado inmerso en la cultura indígena típica de Apurímac en la región de Andahuaylas.

Este enfoque proviene no solo de convivir con ellos desde la infancia, sino también de su compromiso consciente con la investigación científica en etnografía y folclore popular.

«Cuando entré a la universidad, leí sus libros tratando de describir a los indígenas, y estaba tan enojado que pensé que era necesario tratar de describir a los andinos que conocía», dijo. Cuando se trata de temas recurrentes en su trabajo, esta es una oportunidad.

Arguedas comenzó su carrera literaria con la publicación de su cuento «Agua», que muestra la rebelión social de los indios. En 1941 publicó su primera novela «El Carnaval de Yavar», en la que expresaba su continua preocupación por comprender la cultura y el espíritu quechua. Tras años de silencio, publicó «Los Ríos Profundos» en 1958, considerada por muchos críticos como su mejor novela.

Te puede interesar:  Mujeres peruanas famosas que marcaron la historia del país

Las novelas y relatos de Arguedas están en constante estudio, lo que ha dado lugar a distintas interpretaciones de sus orígenes y fines; sin embargo, su labor como antropólogo e investigador social es poco conocida, y estas disciplinas tienen mucho que ver con su obra literaria.

Las instituciones culturales o universitarias suelen organizar seminarios de investigación en torno al patrimonio cultural y las inquietudes de Arguedas como escritores, editores y estudiosos de la cultura andina.

Uno de los ejes del trabajo antropológico de José María Arguedas es el estudio de la música y su integración en la vida indígena.

La vida de Arguedas es muy difícil y rota, esta es una lucha permanente contra la soledad y la incomprensión social, se desarrolla en un entorno capitalino hostil y despreciable, completamente diferente al mundo andino que ama.

El periodista José Miguel Oviedo (José Miguel Oviedo) señaló que los últimos diez años de la vida y obra de Arguedas fueron para él un período sumamente doloroso, frustrante y sumamente confuso. Durante el período, debido a sus conflictos personales, la convulsión social y política del país.

Oviedo señaló que en esta etapa crea obras de muy distinta índole, como El Sexto, vivo testimonio de su encarcelamiento por motivos políticos durante varios meses en 1937; el cuento La agonía de Rasu Ñiti combinaba a la perfección sus obras Investigación antropológica y su intuición estética, especialmente sus dos últimas novelas, Todas las sangres y El zorro de arriba y abajo. Esta obra final es un testimonio desgarrador del conflicto interno que vivió en los últimos días de su vida. El 28 de noviembre de 1969, Arguedas se suicidó con una pistola mientras se desempeñaba como profesor en la Universidad Agrícola.

Te puede interesar:  Puerto Maldonado: capital de Madre de Dios

Peru Actual

Somo un grupo de jóvenes estudiantes interesados por la cultura y la historia del Perú. En este blog compartimos los aspectos más interesantes de nuestro gran país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *