Noticias _

¿Por qué la quina es nuestro árbol nacional?

Cómo una enfermedad que asolaba a Europa convirtió a una planta que crece en nuestra sierra norte en una estrella mundial.

Foto: ANDINA / Gobierno regional de Lambayeque.

Viernes, 25 Enero, 2019

Hace unos días celebramos que el trujillano Roque Rodríguez planeaba reforestar y sembrar el árbol de la quina, el de nuestro escudo, en todo el Perú (https://bit.ly/2FqEtOh ).

Sin embargo, ¿por qué la quina es nuestro árbol nacional? En este artículo de #BicentenarioPerú te explicamos su importancia.

La quina fue muy importante para la economía colonial de Perú. Si bien hoy se dice que su valor radicaba en que curó a nuestros compatriotas, autores como Miguel Jaramillo sostienen que fue protagonista por su exportación, pues el consumo nacional llegaba al 1 % de su producción.

¿Por qué era importante para Europa? Porque fue el primer remedio que se hizo popular para combatir a la malaria. Desde el S XVIII la Botica Real de Madrid ordenaba que un porcentaje de la quina extraída de Perú y Ecuador se deposite en sus almacenes. Sin embargo, pese a su popularidad, no era del completo agrado de los científicos y médicos de la época en España.

¿De dónde se extraía? Durante todo el 1700 los lugares de extracción eran el sur de Ecuador (Loja, Cuenca y Riobamba) y la "montaña" norte de Perú (Ayabaca, Huancabamba, San Ignacio, Jaén y Chachapoyas). Desde ahí salían cargas hacia Paita y Guayaquil.

Sin embargo, ya muy tarde, en la segunda mitad de los 1780, cuando el árbol escaseaba, los comerciantes se vieron obligados a explorar y explotar la planta mucho más al sur, en Pataz, Huamachuco, Huánuco y Huamalíes.

Esa enorme extracción supuso que, llegada la etapa de Independencia, la quina sea más un recuerdo que una realidad. Su extracción industrial la había llevado casi a la desaparición, y sin embargo seguía siendo, en el imaginario nacional, una planta importantísima.

Llegado el #BicentenarioPerú tenemos una obligación con esta planta, que puso en los ojos de Europa y Asia a lo que se producía aquí, en la Cordillera de los Andes. Universidad, empresariado, sociedad civil y Estado uniremos esfuerzos por nuestro histórico árbol.

Puedes leer el artículo completo en el que se apoya este hilo, publicado por el Instituto Francés de Estudios Andinos hace algunos años aquí: