Noticias _

Cómo fue la participación del Perú en las Cortes de Cádiz

Hace poco más de 200 años, antes de declararse la independencia del Perú, en la ciudad de Cádiz, (España), se redactó la primera Constitución Política de la Monarquía española, una de las más adelantadas en la época en temas de derechos políticos.

Crédito: Cura, Soluciones Museográficas

Miércoles, 20 Marzo, 2019
Etiquetas: 
Efemérides

Hace poco más de 200 años, antes de declararse la independencia del Perú, en la ciudad de Cádiz, (España), se redactó la primera Constitución Política de la Monarquía española, una de las más adelantadas en la época en temas de derechos políticos.

En su elaboración, participaron por primera vez representantes americanos en la misma condición que los peninsulares, marcando con ello un gran cambio respecto al vínculo que existía entre España y sus colonias.

En este documento se trataron temas de ciudadanía, sufragio universal, la elección de gobiernos locales y regionales, la abolición de los tributos, la libertad de prensa, entre otros que expresaban un distanciamiento frente al sistema pasado.

Los antecedentes

En los años previos a la declaración de las Cortes de Cádiz, las Reformas Borbónicas impulsadas por el rey Carlos III, y los afanes expansionistas de Napoleón Bonaparte, generaron una de las peores crisis políticas de la monarquía española. Luego de invadir España, Bonaparte consiguió en 1808 que los reyes Carlos IV y Fernando VII abdicaran en Bayona (Francia) a favor de su hermano, José. Esto fue considerado ilegal por el pueblo español, lo que originó su levantamiento y las guerras de independencia frente a Francia.

El pensamiento político de la época tenía dos grandes frentes: los absolutistas y reformistas por un lado, y los liberales por otro.

Los absolutistas y reformistas defendían el Despotismo ilustrado y el sistema monárquico de Carlos III, Carlos IV y Fernando VII; y los liberales, alineados a la revolución francesa (1789) y la independencia norteamericana (1776), buscaban emanciparse del yugo monárquico.

Ante la invasión francesa y la falta de autoridad, la población española se organizó a través de juntas provinciales, instancias políticas que congregaban a representantes de todas las ciudades y provincias de España y América.

Estas agrupaciones dependían de una Junta Suprema, constituida en 1808, que asumió el legislativo y ejecutivo hasta el retorno de Fernando VII. En 1810, la Junta convocó a Cortes generales y extraordinarias para redactar una constitución que erradicara el poder absolutista.

La importancia de Cádiz

La elección de Cádiz no fue gratuita, además de ser la tercera ciudad más importante de España, se trataba del último bastión de resistencia española que enfrentó, valientemente, 30 meses de asedio francés. Su puerto amurallado aportó a defenderse de las tropas napoleónicas.

Morales Duárez, el sanmarquino que se convirtió en presidente de la Corte

Nacido en Lima el 24 de enero de 1757, cursó estudios teológicos y obtuvo el grado de doctor en Leyes y Cánones en la @UNMSM_. Fue organizador y fundador, en 1804, del Colegio de Abogados de Lima, institución que ahora entrega una medalla con su nombre a personajes destacados.

En 1810, Morales Duárez llegó a Cádiz al frente de la delegación de @UNMSM_ y participó, como diputado por Lima, en los debates sobre la soberanía del pueblo y la igualdad de los americanos. Fue un aclamado orador y miembro de la comisión que escribió la Constitución de 1812.

Un fuerte portavoz para los derechos americanos, guió a los diputados criollos a las Cortes para presentar once proposiciones el 16 de diciembre de 1810. A pesar de apoyar la igualdad legal de los indios, por lo que fue considerado un liberal.

Al no ser consideradas ciudadanas, las mujeres fueron excluidas de las Cortes de Cádiz. Un caso excepcional fue el de la infanta Carlota Joaquina de Borbón, quien como hermana del renunciante Fernando VII, reclamó, sin éxito, sus derechos a ocupar la sucesión del trono.

Los afroamericanos tampoco tuvieron representación en las Cortes y no alcanzaron la condición de ciudadanos. Su defensa fue demandada por el diputado de Quito José María Lequerica. Sin embargo, el decreto de las Cortes del 15 de octubre de 1810, excluyó a los pardos.

Un Inca en las Cortes

Dionisio Inca Yupanqui (1760) era hijo menor de don Domingo Uchu Inca, con quien viajó a España, en 1769 con el afán de conseguir el marquesado de Oropesa. Tanto Dionisio como su hermano recibieron de parte del Rey reconocimientos y privilegios militares.

Tuvo una educación hispanizada como todos los descendientes de la nobleza Inca. Cuando tomaba la palabra, como diputado suplente de la Cortes, lo hacía siempre en “nombre del imperio de los quechuas”, aunque por su temprana estadía en España desconocía la realidad del Perú.

La Constitución de Cádiz

Promulgada el 19 de marzo de 1812, e integrada por 10 títulos y 348 art., la Constitución Política de la Monarquía Española fue la manifestación de un arduo trabajo legislativo, del principio de la soberanía nacional y del carácter de poder constituyente que se confirió a las Cortes.

Otro dato para la vida: La Constitución de la Monarquía española fue conocida como La Pepa por el día en que fue promulgada, el 19 de marzo, día de San José.

Dato para la vida: se denomina gaditano a todo lo relacionado con la ciudad de Cádiz. El nombre proviene de su antigua denominación latina: Gaditānus de Gades, hoy Cádiz.

El Perú en Cádiz

Lo novedoso de las Cortes de Cádiz fue que por primera vez convocaran a las provincias de América y Asia, las que estuvieron representadas por diputados procedentes de todas sus administraciones, algunos de los cuales participaron en la elaboración de la Constitución.

Sin embargo, pese a que por primera vez América era considerada al mismo nivel que las provincias españolas, se reclamó el poco número de representantes en comparación con los que tenían los peninsulares, quienes prácticamente los triplicaban.

Aunque el número de representantes peruanos todavía no se ha podido precisar con exactitud, a la fecha se estima que hubo quince representantes activos en las Cortes de Cádiz.

De ellos, diez eran elegidos por votación, es decir, Propietarios: Francisco Salazar Carrillo, José Navarrete, José Joaquín Olmedo, José Bermúdez, Pedro García Coronel, Juan de Andueza, Mariano Rivero, Tadeo de Gárate, Domingo Alcaraz y Mariano Rodríguez de Olmedo.

Debido a la distancia y a la dificultar de llegar a Cádiz se nombraron, entre los peruanos residentes en España, cinco representantes interinos o suplentes: Ramón Olaguer Feliú, Blas Ostoloza, Antonio Zuazo, Dionisio Inca Yupanqui, Vicente Morales y Duárez.

Vicente Morales Duárez (1775 – 1812) fue un jurista de gran renombre y su destacada participación como diputado por Lima le permitió ser elegido presidente de las Cortes el 24 de marzo de 1812 y recibir el tratamiento honorífico de “majestad”.

Otro dato para la vida: La Constitución de la Monarquía española fue conocida como La Pepa por el día en que fue promulgada, el 19 de marzo, día de San José.

Se establecía que las tareas políticas dejaban de reposar en funcionarios del rey y pasaban a manos de asambleas locales y centrales elegidas por sufragio popular.

Los cabildos dejan de ser hereditarios, para convertirse en ayuntamientos Constitucionales, con miembros elegidos por el voto de los vecinos. Las diputaciones provinciales son integradas por personas elegidas por votación, con derecho de designar representantes ante las Cortes.

¿Quieres saber más de esta alucinante historia? Visita la Exposición "El Perú en las Cortes de Cádiz" desde el viernes 15, en el @congresoperu. El ingreso es gratuito.