Noticias _

Conmemoran el 239 aniversario del levantamiento de Túpac Amaru II

Entre el 3 y 4 de noviembre se realizó en Cusco la ruta en homenaje a José Gabriel Condorcanqui.

Etiquetas: 
Bicentenario
Levantamiento de Tupác Amaru II

Cuzco, 4 de noviembre 2019.

El 4 de noviembre de 1780 inició la más trascendental rebelión indígena de los andes peruanos, liderado por José Gabriel Condorcanqui Noguera, Túpac Amaru II. El caudillo indígena se levantó ante el mal gobierno del Virreinato en el Perú que, en nombre de la corona, abusaba de los tributos y el trabajo minero forzado. En la actualidad, se trata de la mayor rebelión anticolonial que se pudo dar en el siglo dieciocho.

Es por ello que, desde el pasado 3 de noviembre, con el apoyo del Proyecto Especial Bicentenario de la Presidencia del Consejo de Ministros, la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco, la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo de la Ciudad Imperial, así como de los municipios de los centros poblados de Túpac Amaru y Pampamarca, iniciaron el programa oficial por los 239 años de la gesta revolucionaria.

Las actividades iniciaron el pasado 3 de noviembre en el Centro Poblado de Surimana, que pertenece al distrito de Túpac Amaru. Allí, en la casa del caudillo (donde nació y creció junto a sus padres), se realizó una escenificación del inicio de su rebelión. Como una forma de recordar y conmemorar la fecha se realizaron diferentes actividades en los diferentes lugares donde Túpac Amaru se rebeló: se entregaron ofrendas florales por parte de las autoridades de Surimana, hubo resonar de pututos, instalación de una feria de arte, presentación de poesías alusivas a la fecha, además de realizarse un desfile cívico escolar en la Plaza Emancipación Americana en el distrito de Tinta.

En Tungasuca, donde se estableció el cuartel general de la rebelión, hubo un almuerzo donde se repartieron potajes muy similares a los que alimentaban a las huestes tupacamarista: chuño, maíz, carne, seca, papa y habas.

Los habitantes de estas zonas de Cusco recordaron que en su ADN llevan heredada la valentía de José Gabriel Condorcanqui y de su esposa Micaela Bastidas. “Somos personas valientes, que amamos nuestra tierra y nuestra patria”, señalaron.