fbpx

Proyecto Bicentenario participó en Encuentro Mundial de Voluntarios organizado por las Naciones Unidas

Etiquetas:
    

Directora ejecutiva del Proyecto Especial Bicentenario, Gabriela Perona, destacó la capacidad de solidaridad de los Voluntarios del Bicentenario y su labor de acompañamiento a sectores vulnerables durante la emergencia sanitaria en nuestro país.

Lima, 14 de julio del 2020. La directora ejecutiva del Proyecto Especial Bicentenario de la Presidencia del Consejo de Ministros, Gabriela Perona Zevallos, participó esta mañana en la Reunión Técnica Mundial “Reimaginando el Voluntariado para la Agenda 2030”, organizado por el programa de Voluntarios de la Naciones Unidas (UNV, por sus siglas en inglés), entidad que busca contribuir con el desarrollo del voluntariado en el mundo.

La reunión mundial -que se desarrolla vía Zoom del 13 al 16 de julio- tiene por objeto fortalecer el reconocimiento y el apoyo al voluntariado y el papel que pueden desempeñar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030 aprobados por la ONU.

Durante la cita, que tuvo una audiencia en vivo de aproximadamente dos mil personas de todo el mundo, participaron representantes de los Estados Miembro de las Naciones Unidas, entidades de las Naciones Unidas, organizaciones intergubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y de voluntariado, entre otras.

Perona Zevallos indicó que, desde el Proyecto Especial Bicentenario de la Presidencia del Consejo de Ministros de Perú, se propone gestar una nueva ciudadanía plena en valores, promover un voluntariado que impulse la equidad de género y que busque cambiar los patrones socioculturales que reproducen relaciones desiguales de poder.

Asimismo, indicó que, para nuestro país, el voluntariado se ha convertido en una de las estrategias de soporte para las entidades de gobierno en atención de brechas y de la emergencia sanitaria, provocados por el COVID-19.

“Nuestra meta es crear una nueva forma de ciudadanía mediante la solidaridad y apoyo para lograr atacar las crisis que se pueden enfrentar como sociedad. Los voluntarios nos han ayudado desde el comienzo de la pandemia para alcanzar a estas poblaciones vulnerables y brindarles apoyo. El voluntariado en Perú sirve como estrategia de apoyo para emergencias”, destacó Perona Zevallos.

Y agregó: “Creemos que el pacto entre el Estado y los voluntarios pasa por reconocer en la ciudadanía una fuerza viva capaz de sumar significativamente a la construcción de nuestros países y en ese sentido a la agenda 2030”.

En esa línea, explicó que durante la emergencia sanitaria en nuestro país, más de seis mil voluntarios realizaron un servicio de monitoreo telefónico a cerca de cien mil adultos mayores y personas con discapacidad severa para monitorear su salud y brindar acompañamiento de soporte emocional, a raíz de la inamovilidad decretada por el gobierno peruano.

Recordó que más de 200 voluntarios atendieron las llamadas de la línea 101, que servía para orientar sobre el subsidio monetario otorgado por el gobierno a familias vulnerables, dinero que les serviría para mitigar los efectos del COVID-19. Indicó que se respondieron 97 mil llamadas en tres meses.

Explicó que otros 300 voluntarios realizaron encuestas telefónicas y contactaron a 50 mil ciudadanos para recoger información sobre los hábitos de compra de las familias peruanas, como parte de la estrategia nacional del Perú para reducir la tasa de contagio del COVID-19 en los mercados de abastos.

“Si algo bueno nos ha dejado esta pandemia como lección es que, cuando nos juntamos como voluntarios, como individuos cualificados y apasionados, sumamos esfuerzos en conjunto, y a través del Internet, herramientas tecnológicas y fortalecer nuestro ecosistema de voluntariado con organizaciones sociales, demostramos hacer frente a las inequidades de nuestro país. ¡Todos ganamos!”, sentenció la directora del Proyecto Especial Bicentenario de la Independencia del Perú.